This website is best viewed with CSS and JavaScript enabled.

Noticias semanales de Anglican Communion News Service del 15 de noviembre de 2019

Posted on: November 15, 2019 12:30 PM
Related Categories:

Alarma después de que el gobierno filipino vinculara iglesias con grupos terroristas comunistas

Los obispos de la Iglesia episcopal en Filipinas han criticado a su gobierno por nombrar al Consejo Nacional de Iglesias en Filipinas, junto con otras 17 organizaciones de la sociedad civil, como fachada de grupos terroristas comunistas locales.

El obispo de la diócesis episcopal de Filipinas central, Rex Reyes, ex secretario general del Consejo Nacional de Iglesias en Filipinas (NCCP, por sus siglas en inglés), ha emitido una declaración, respaldada por la Iglesia episcopal del país, calificando la acción de “irresponsable y maliciosa.”

En una audiencia pública del Congreso de Filipinas, un jefe de inteligencia del país ha calificado al NCCP, al que también pertenece la Iglesia episcopal en Filipinas, como una organización fachada de grupos terroristas comunistas.

Joel Atiwag Pachao, obispo primado de Filipinas, afirmó que la iglesia episcopal y los abogados de las iglesias miembros están preparados para impugnar la acusación en los tribunales, sin embargo han retrasado dicha acción después de asegurarse de que el NCCP no estaba incluido en la lista. Comentó: “Es irónico observar que muchas de las organizaciones citadas son organizaciones benéficas activas en proyectos de ayuda y rehabilitación.”

En la declaración de la Iglesia episcopal, el obispo Rex Reyes dijo que el NCCP nunca participó en actos encubiertos y se había opuesto a la ley marcial y a la violación de los derechos humanos. Apuntó: “El esfuerzo pionero del NCCP por la paz y la justicia en este país también es un libro abierto. Me enorgullece afirmar que, entre los consejos de iglesias de todo el mundo, el NCCP aún se considera una formación ecuménica vibrante, duradera, líder y reconocida. Esto es así porque el NCCP ve su vida y su trabajo desde la perspectiva de las personas más vulnerables, oprimidas y marginadas.”

También destacó la corrupción en altos puestos y dijo: “No hay nada de malo cuando los cristianos señalan que hay demasiada corrupción... Lo que está mal, si no es totalmente subversivo, es cuando una mentalidad que mata, persigue e insulta a quienes abogan por el disenso y el activismo basados en principios. Las personas deberían saber cómo la disidencia y el activismo basados en principios han hecho que este mundo sea más pacífico y justo. ... Lo correcto es defender los derechos humanos, la justicia y la paz. Yo respaldo al NCCP.”

La acción del gobierno ha sido ampliamente condenada a nivel mundial por líderes cristianos de todo el mundo a través de los responsables de la Conferencia Cristiana de Asia y el Consejo Mundial de Iglesias quienes han manifestado su oposición a dicha lista.

El Dr. Mathews Chunakara, secretario general de la Conferencia Cristiana de Asia (CCA), indicó: “Etiquetar indiscriminadamente al Consejo Nacional de Iglesias en Filipinas como parte de alguna ‘organización fachada’ de ‘grupos terroristas comunistas’ locales es un acto reprobable por parte del Departamento de Defensa Nacional de las Fuerzas Armadas en Filipinas, y tales acciones solo crearán temor entre el personal de NCCP y sus familias.”

El Dr. Olav Tveit, secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), comentó al respecto: “Nos solidarizamos con el pueblo de Filipinas que está de luto por sus seres queridos y teme convertirse en la próxima víctima. Hacemos un llamado al gobierno de Filipinas para que ponga fin a la guerra contra las drogas, que tome medidas para responsabilizar a quienes han llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales, y que respete y proteja los derechos humanos y la igual dignidad dada por Dios a todas las personas en las Filipinas.”

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha solicitado un informe sobre la situación de los derechos humanos en Filipinas que se revisará en junio de 2020.

 

Nuevo arzobispo para Jerusalén y Oriente Medio

El obispo de Chipre y el Golfo, Michael Lewis, será el nuevo obispo presidente y primado de la provincia de Jerusalén y Oriente Medio y asumirá sus funciones este mes.

Sucede al arzobispo Suheil Dawani, obispo de la diócesis de Jerusalén.

El obispo Michael dijo que espera ofrecer a la gente una imagen de la gran variedad de la provincia que incluye 20 países diferentes y cuatro diócesis.

En declaraciones sobre su nuevo rol, afirmó: “El mayor desafío y a su vez también el mayor privilegio, es mantener una presencia cristiana dondequiera que estemos. Hay países donde se honra el cristianismo y se entiende como parte integral de la vida de una nación. Hay otros países donde está bajo cierta presión y amenaza, y donde tal vez la gente se pregunte qué papel tienen los cristianos.”

Dijo que los cristianos en Irak necesitaban mucho apoyo después de la guerra, los disturbios civiles y los cambios económicos. “Irán es otro ejemplo”, comentó, “la iglesia allí enfrenta desafíos bastante para continuar existiendo y mantener su número de fieles.” Debemos encontrar un nuevo obispo para la diócesis anglicana en Irán, esta será una de mis principales tareas.”

Otros desafíos incluyen las dificultades que enfrentan los migrantes y las personas no indígenas en algunas diócesis, quienes, según él, necesitan aliento, orientación y apoyo. También se esperan más cambios en la provincia a medida que la diócesis de Egipto explore un posible futuro como nueva provincia, luego del desarrollo de la iglesia en Etiopía.

El obispo Michael señaló que los últimos 12 años en Chipre y el Golfo le habían enseñado mucho. “Tenemos que reconocer que debemos trabajar de manera práctica, ecuménica y en colaboración con otras tradiciones cristianas de buena voluntad. Hay grandes beneficios que provienen de eso y el ecumenismo en toda la provincia sigue lleno de esperanza.” 

Dijo que también había aprendido mucho sobre otras relaciones religiosas. “El encuentro con el Islam, en estas tierras donde es tan importante, está en sus primeras instancias”, dijo, “tenemos que escuchar, aprender y considerar mucho más.”

En cuanto al futuro de la provincia como parte de la Comunión Anglicana, dijo: “Estoy muy comprometido a vivir con la diversidad y en la Comunión Anglicana en este momento lo estamos haciendo. Creo que, en las diócesis de nuestra provincia, así como en nuestra provincia en general, a medida que esta cambia a lo largo de los años, espero que nos respetemos y honremos unos a otros y disfrutemos de los diferentes sabores del anglicanismo.”

El obispo continuará con sus labores como obispo diocesano de Chipre y el Golfo, un cargo que ha ocupado durante los últimos doce años. Antes de mudarse a Chipre, sirvió como obispo de Middleton en la diócesis de Manchester en el Reino Unido.