This website is best viewed with CSS and JavaScript enabled.

Noticias semanales de Anglican Communion News Service del 31 de octubre de 2019

Posted on: October 31, 2019 12:53 PM
Related Categories:

Representante de la Comunión Anglicana recibe premio de las Naciones Unidas

Un miembro de la oficina de la Comunión Anglicana (Anglican Communion Office) de la ONU ha recibido un premio en reconocimiento por su ejemplar trabajo en la promoción de la espiritualidad y los valores en las Naciones Unidas.

La responsable de defensa Jillian Abballe estuvo entre los cinco candidatos que recibió la semana pasada el premio Espíritu de las Naciones Unidas, en la categoría de jóvenes.

El Representante Permanente de la Comunión Anglicana ante las Naciones Unidas, Jack Palmer White, afirmó: “Este premio es una maravillosa oportunidad para reconocer la importante contribución de Jillian en el fortalecimiento de las relaciones entre las comunidades religiosas y las Naciones Unidas, no solo en su actual rol sino también durante todo el tiempo que estuvo trabajando en organizaciones religiosas y en la ONU. Su capacidad para establecer colaboraciones, articular problemas complejos de una manera convincente y ver oportunidades para una acción positiva y transformadora son solo algunas de las razones por las que este premio es tan merecido. El creciente impacto que está teniendo la oficina de la Comunión Anglicana en las Naciones Unidas, en Nueva York y otras partes, es testimonio de la dedicación de nuestro equipo, incluyendo el papel de Jillian como jefa de nuestra oficina de Nueva York y responsable de defensa. Espero sinceramente que este premio sea una plataforma para el impacto de la oficina de la Comunión Anglicana en las Naciones Unidas.”

Jillian es la responsable de defensa y jefa de la oficina de la Comunión Anglicana en las Naciones Unidas en Nueva York, y anteriormente había trabajado como directora interina de la oficina de enlace del Consejo Mundial de Iglesias con las Naciones Unidas. Es copresidenta de Ecumenical Women at the United Nations (“Mujeres ecuménicas de las Naciones Unidas”), una coalición de 18 organizaciones religiosas que abogan por cuestiones de género; miembro del grupo de trabajo de la ONG del Consejo de Seguridad, así como del Comité Directivo Global de la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio. También está cursando una Maestría en Relaciones Internacionales en la Universidad de Nueva York con especialización en construcción de paz y estudios globales de género.

Durante la ceremonia de premiación, el vicepresidente del Consejo Ejecutivo del Comité de valores espirituales y preocupaciones globales de las Naciones Unidas en Nueva York, el rabino Roger Ross compartió una historia espiritual de la ONU que, según él, estaba basada en principios espirituales y dignidad humana. Él comentó: “En mi humilde opinión, sin una base de espiritualidad, las Naciones Unidas nunca podrían haberse convertido en la fuente de curación y unidad que representan.”

Explicó cómo los premios son administrados por el Comité de ONG sobre espiritualidad, valores y preocupaciones globales (Ginebra y Nueva York) que tiene como objetivo incluir dimensiones espirituales y de valores en todas las áreas de la agenda y las políticas públicas de las Naciones Unidas.

Después de la ceremonia, Jillian afirmó sentirse emocionada y honrada de haber recibido el premio y rindió homenaje a sus amigos y colegas que, según ella, “me habían visto esforzarme, crecer y desarrollar a lo largo de los años. Este premio en particular es un excelente recordatorio de que, a pesar de los persistentes desafíos que enfrentamos en nuestro trabajo colectivo, estamos unidos en nuestras esperanzas para el mundo en el espíritu fundador de las Naciones Unidas. Además, debemos continuar reuniendo los recursos espirituales necesarios para mantener esa visión en toda la ONU, la sociedad civil más general y las organizaciones religiosas.”

 

Arzobispos apoyan la capacitación de la iglesia para abordar la última epidemia de ébola en la RDC

Dos arzobispos han respaldado una nueva capacitación para las iglesias en la República Democrática del Congo, diseñada para ayudarlos a enfrentar la epidemia de ébola que está devastando las comunidades en el noreste del país.

La semana pasada, el arzobispo del Congo y obispo de Kindu, Masimango Katanda y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, inauguraron un taller de tres días en Goma. Hombres y mujeres de todas las edades y de diferentes denominaciones de todo el país participaron en el taller de ‘Capacitación para capacitadores’ utilizando el manual recientemente revisado “Fe en tiempos del ébola”, que contó con el apoyo de la organización benéfica Tearfund y otros socios anglicanos. La Alianza Anglicana ha contribuido al desarrollo del manual, el cual sirve como una herramienta ilustrada, práctica y basada en la Biblia para los líderes de la iglesia.

El obispo Michael Beasley, epidemiólogo y uno de los creadores del manual, asistió al taller. Dijo: “el taller ha permitido que los participantes piensen en cómo ayudar a las comunidades a las que sirven a pasar del miedo a la esperanza, a unirse en los esfuerzos para prevenir y controlar las infecciones, a comunicarse de manera clara y efectiva sobre la epidemia, a apoyar y cuidar a todos aquellos que han sobrevivido a la infección y a combatir el estigma. Se está planificando la mejor manera de implementar un enfoque religioso para el ébola en todo el país.”

La semana pasada, el arzobispo de Canterbury visitó los centros de tratamiento del ébola para conocer de primera mano la experiencia de pacientes y personal y comprobar la efectividad de las intervenciones médicas. Al respecto afirmó: “Hablé con un niño de unos 12 años, que se sospecha que tiene el virus. Él está esperando un diagnóstico. Le pregunté: ‘¿Tienes miedo?’, a lo que él respondió: ‘No, tengo fuerza.’ Esto es propio del ambiente en este centro de tratamiento: fuerza, esperanza, resurrección. La gente no debe tener miedo de ir allí en el momento en que se sienta enferma, serán respetados y ayudados por médicos, psicólogos, por todos.”

Según la responsable del programa de resiliencia y respuesta ante desastres de la Alianza Anglicana, Dra. Janice Proud, “Fe en tiempos del ébola” permite a los líderes de la iglesia hablar de la epidemia y también sobre los problemas y creencias que impiden que las personas se involucren en la prevención e intervenciones de tratamiento.

Ella dijo: “Nos alegramos de apoyar el desarrollo del recurso sobre el ébola basado en la Biblia y la capacitación de esta semana, asegurando que haya una buena participación ecuménica. Este fue uno de los puntos clave de la respuesta en África occidental, todas las denominaciones y religiones estaban transmitiendo el mismo mensaje de manera colaborativa.”

“En África occidental, el papel de las comunidades religiosas fue fundamental para superar la epidemia”, afirmó la Dra. Proud. “Solo mejoró la situación cuando se involucraron las comunidades religiosas, por ser las que realmente comprenden la cultura local.”

En los últimos meses, el manual ha sido probado y revisado por los líderes de la iglesia en la RDC. Ahora se ha revisado en suajili y ha sido traducido al francés y se compartirá de manera gratuita para su impresión y uso local.