This website is best viewed with CSS and JavaScript enabled.

Noticias semanales de Anglican Communion News Service del 13 de septiembre de 2019

Posted on: September 13, 2019 11:28 AM
Related Categories:

El arzobispo de Canterbury se arrodilla en la iglesia de Sri Lanka donde tuvo lugar la explosión

Como parte de una visita de tres días a Sri Lanka a finales de agosto, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se arrodilló con respeto en el lugar donde un atacante suicida detonó explosivos en la iglesia de San Sebastián en Negombo.

Tras demostrar su solidaridad con el pueblo de Sri Lanka luego de los bombardeos del día de Pascua, el arzobispo Welby visitó la ciudad costera de Negombo, donde el 21 de abril de 2019 perdieron la vida más de 100 personas. Un total de 263 personas fallecieron cuando siete atacantes suicidas atacaron tres iglesias y tres hoteles de lujo el mismo día.

Arrodillándose sobre el área más afectada por la detonación de los explosivos durante la Misa de Pascua y señalando una estatua de Cristo resucitado salpicada de sangre salvaguardada tras un cristal, el arzobispo dijo: “Cuando veo esta estatua, esta imagen de Cristo cubierto con la sangre de los mártires, veo en ella el coraje, su fe y su amor. Veo al verdadero Cristo. No el Cristo que es distante y limpio, sino el Cristo que está cubierto por su propia sangre y la nuestra.”

En su mensaje en la iglesia, citó un sermón del predicador personal del papa Francisco ofrecido hace algunos años a la reina Isabel. “Cuando vienen a matarnos, ¿nos preguntan si somos anglicanos, pentecostales, presbiterianos o católicos? Solo preguntan si somos cristianos... así que, cuando en la mañana de Pascua me enteré sobre los terribles eventos en esta iglesia y otros lugares en Sri Lanka, supimos que nuestras hermanas y hermanos habían sido asesinados y heridos y guardamos silencio y oramos por ustedes,” le dijo a la congregación.

Justin Welby también agradeció a los cristianos de Sri Lanka por mostrar moderación después de la matanza. Él dijo: “Estoy casi sin palabras al venir ante ustedes, porque solo puedo dar las gracias a los cristianos de Sri Lanka. Sabemos que el Cristo que dijo en la cruz: ‘Padre perdónalos’, conoce nuestra ira, su dolor, su pena y sabemos que, a través de su resurrección, incluso esa ira, pena y dolor se transformarán en la pureza de la esperanza.”

“Debemos aprender del pasado”, dice el arzobispo de Canterbury en el lugar de la masacre en la India

Aprender del pasado es esencial para evitar más atrocidades como la masacre de Jallianwala Bagh, afirmó el arzobispo de Canterbury, luego de su visita al sitio conmemorativo en India esta semana.

El arzobispo Justin Welby ha estado viajando por sitios clave en India durante los últimos 10 días por invitación de las Iglesias del Norte y Sur de la India.

Fue fotografiado postrado frente al monumento conmemorativo de los 100 años desde la tragedia, cuando en 1919 miles de indios desarmados de diferentes religiones fueron fusilados por tropas británicas.

El arzobispo afirmó: “Venir aquí despierta una sensación de profunda vergüenza por lo que sucedió en este lugar. Es una de varias graves manchas en la historia británica. El dolor y la pena que ha trascendido por generaciones desde entonces nunca debe ser desestimado o negado... Tenemos la gran responsabilidad no solo de lamentar esta horrible masacre, sino aún más importante, de aprender de ella de una manera que cambie nuestras acciones... El pasado debe aprenderse para que nada como esto vuelva a suceder.”

La visita al sitio de la masacre en Amritsar tuvo lugar al final de su viaje, que comenzó en Kerala, donde rezó con cristianos de la Iglesia del Sur de la India.

El arzobispo, que viajó con su esposa Caroline Welby, dijo que el propósito de su visita era la oración, la peregrinación y la preocupación pastoral y que estaba de visita como líder religioso para orar con los cristianos, aprender sobre el cristianismo en India y compartir sus experiencias.

El papa acoge al nuevo director del Centro Anglicano de Roma antes de que abandone Mauricio

La visita del papa Francisco a Mauricio el lunes trajo nueva energía y renovada confianza a los cristianos en el país, según el obispo de Mauricio, Ian Earnest, quien se va este mes para asumir su nuevo cargo como director del Centro Anglicano en Roma.

El arzobispo Ian Ernest, anterior primado de la Iglesia anglicana del Océano Índico, asistió a la misa en el Monumento a María Reina de la Paz, que el papa presidió durante su visita de un día a la isla. El arzobispo señaló que el momento de la visita del papa, apenas unas semanas antes de que comenzara su nuevo cargo en Roma, le hizo pensar en cómo trabaja Dios. “Fue una gran oportunidad para reunirme con él, ser parte de esta celebración eucarística que el papa presidió frente a 100.000 personas con las autoridades del país.”

El arzobispo Ian dijo: “Como anglicanos estábamos orando para que la visita del papa creara un impacto en nuestro pueblo a fin de que puedan ver y descubrir los valores del reino de Dios. Nos habíamos estado preparando para esto y el resultado no nos decepcionó.”

También comentó que el papa Francisco había mostrado su compromiso con la reducción de la pobreza y la injusticia y con el aliento a las personas para cuidar la creación de Dios. También desafió a los líderes y representantes importantes del país en una reunión privada en el palacio presidencial para luchar contra los males sociales y resistir la tentación de la corrupción.

La visita también fue una afirmación muy personal del nuevo papel del arzobispo cuando el papa lo llamó para compartir la paz en la eucaristía.

“Cuando compartimos la paz, me abrazó. Esa fue realmente una imagen increíble de un obispo anglicano siendo abrazado por el papa, ¡qué imagen para el mundo!” Después de reunirse con el papa más tarde, dijo: “sabía que iba a venir a Roma y esa reunión y visita establecieron una buena base antes de asumir mi nuevo puesto en Roma".

Simbolizando su compromiso de salvaguardar la creación de Dios, el papa también regó una serie de pequeños árboles que se plantarán en cuatro rincones de la isla. Mauricio había comenzado a plantar unos 200.000 árboles antes de la visita.