This website is best viewed with CSS and JavaScript enabled.

¿Qué hacemos con las bendiciones?

¿Qué hacemos con las bendiciones?

Jeroham Melendez

28 September 2018 10:02AM

0 Comments

En esta estación de la creaciónde, Jeroham Meléndez, oficial de comunicaciones de la Diócesis de Costa Rica, explora el desperdicio de alimentos.


Estamos acercándonos al final de la estación de la creación, en nuestra Iglesia en Costa Rica, este es el tercer año que la celebramos. Después de ACC16, nuestra Convención Nacional reconoció las resoluciones que tienen que ver con el cuidado de la creación de Dios y lanzamos la campaña: “Vive tu fe naturalmente” cuyo propósito fundamental es motivar a que nuestra fe se nutra de una constante reflexión acerca de cómo reconocemos la marca de Dios en todo lo que nos rodea y que al hacerlo nuestro deber es honrar eso que por gracia nos es dado.

Hace unas semanas durante una clase que impartía mi párroco y Pastor, el Rev. Eduardo Chinchilla, estudiábamos el milagro de la multiplicación de los peces y panes, y como al recibirlo, Jesús hizo la bendición y procedieron a repartirlos (Mateo 14:19).

Entonces el Revd Chinchilla señaló la diferencia entre dar gracias por los alimentos y bendecir los alimentos.

Cuando algo es bendecido, es santificado, entendemos que no es parte del resto sino que algo en ello es distinto. Cuando bendecimos los alimentos entendemos que Dios está presente en nuestras vidas y que tener una comida al frente encadena una serie de bendiciones que incluye el trabajo, salud, talento, capacidad, bienestar, amor, buena tierra que da cosechas, cadenas productivas que dinamizan la economía dando empleo a muchas personas y muchas cosas más.

Pero entonces, ¿por qué vemos con tanta frecuencia que nuestros basureros se llenan de comida casi en la misma proporción que se llenan nuestros platos?

Se sabe que cada año en el mundo se desperdician al menos 72 mil millones de libras de comida en perfectas condiciones. Se estima además que 805 millones de personas en el mundo sufren de hambre todos los días.

¿Cuánta de esa comida que se desperdicia llegó a un basurero después de haber sido servida en la mesa de un cristiano que hizo una oración de gracias?

Vivir nuestra fe naturalmente, significa que hacemos un esfuerzo para hacer la voluntad de Dios, significa que no solo decimos tres palabras antes de comer sino que realmente reconocemos a Dios en nuestras vidas, que anhelamos la disciplina de la oración y la incomodidad de seguir no el camino fácil sino el difícil.

La próxima vez que nos sentemos a comer seamos responsables, sirvamos solamente aquello que vamos a consumir, tomemos el tiempo adecuado para bendecir aquello que por la gracia de Dios podemos disfrutar, entonces, tomemos consumamos esos alimentos benditos y dispongámoslos como debe ser, alimentemos nuestros cuerpos con alegría y gratitud.

 

Add your comments

or Log In to add your comment

0 Comments