This website is best viewed with CSS and JavaScript enabled.

Hijo de obispo deportado de Estados Unidos a El Salvador, donde teme por su vida

Posted on: February 11, 2020 2:55 PM
La Rvda. Irma de Alvarado y el obispo David Alvarado, de la Iglesia episcopal anglicana en El Salvador, muestran una foto de su hijo Josue Alvarado Guerra, quien fue deportado a El Salvador por las autoridades estadounidenses después de que le denegaran su petición de asilo.
Photo Credit: Jose Cabezas / Reuters
Related Categories:

[Episcopal News Service, por Egan Millard] El hijo del obispo anglicano de El Salvador, quien huyó a los Estados Unidos después de ser secuestrado y amenazado en su país de origen, ha sido deportado desde Estados Unidos, de acuerdo con las declaraciones de su padre. Josue Alvarado Guerra, de 34 años, fue detenido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) de Estados Unidos después de que se le pinchara una llanta en Ohio en noviembre, cuando la policía descubrió que no tenía los documentos de inmigración en regla. Alvarado Guerra presentó una solicitud de asilo, pero fue denegada, y fue enviado de regreso a El Salvador el 28 de enero.

El obispo David Alvarado, de la diócesis de El Salvador, que forma parte de la Iglesia anglicana de América Central, dijo que su hijo tuvo que huir de El Salvador porque su vida estaba en peligro. Había trabajado como taxista en Colón, al noroeste de San Salvador, una de las ciudades más peligrosas de un país con la tasa de homicidios más alta del mundo. Alvarado Guerra fue “amenazado, secuestrado y perseguido por una de las pandillas más grandes del país” y obligado a manejar para sus integrantes, según su padre.

En una carta dirigida al obispo de Ohio, Mark Hollingsworth Jr, y otras personas que le han ofrecido su apoyo, que fue divulgada por su oficina con el Episcopal News Service (ENS), Alvarado reconoció sentir una mezcla de miedo, gratitud y felicidad por el regreso de su hijo a El Salvador. Agregó que el peligro para la vida de su hijo es tan grande que todavía está tratando de hacer arreglos para que viva en otro país.

“Agradecemos al Dios de la vida por permitirnos tener a Josue de vuelta en nuestra casa y compartir con él las experiencias difíciles que vivió mientras estuvo detenido”, escribió Alvarado. “Definitivamente Josue no puede estar seguro en ningún lugar de El Salvador, tememos por su vida... Queremos continuar con los planes para sacarlo del país lo antes posible.”

Alvarado indicó que su familia está buscando solicitar asilo para su hijo en Canadá y ha estado en contacto con Charles Robertson, canónigo del obispo presidente para el ministerio fuera de la Iglesia episcopal con sede en Estados Unidos. Sin embargo, Robertson reconoció a ENS que Alvarado Guerra enfrenta una ardua batalla en busca de asilo en Canadá después de que se le negara en los Estados Unidos.

Alvarado también está explorando la posibilidad de obtener una visa de misionero para que su hijo realice trabajos de reconstrucción en las Bahamas. Aunque podría ser más fácil para Alvarado Guerra mudarse a otro país centroamericano, “la situación de inseguridad es la misma que en nuestro país,” dijo Alvarado.

“Sabemos que contamos con un gran número de amigos que brindaron apoyo espiritual y pastoral a nuestro hijo”, escribió Alvarado. “Estamos sumamente agradecidos por todo lo que hicieron y les rogamos que continúen apoyándonos para lograr que [Josue] esté en un lugar seguro.”